838x439 Alberto Quiros
Por: Gloriana Paz, periodista

Don Alberto es considerado un gurú y mentor de la creatividad por muchas personas dentro y fuera de la agencia. Este socio y fundador de jotabequ estudió publicidad en la Universidad Latina de Costa Rica. Antes de jotabequ, cuando don Alberto cursaba el último cuatrimestre de la universidad, su profesor de taller creativo, Álvaro Fernández, lo llamó para que trabajara en la agencia de publicidad Garnier BBDO, de la cual formó parte hasta que se graduó. Más adelante sacó un postgrado en Integrated Marketing Communication en Northwestern University en Illinois y cuando estaba como a 15 días de graduarse en Chicago, lo volvieron a llamar de Garnier para recontratarlo. Fue así que trabajó ahí desde 1988 hasta 1991, año en que abrió jotabequ junto a sus socios y amigos Marcos Blanco y Jaime Jiménez.

jotabequ: Una historia de amistad

Cuando don Alberto trabajaba en Garnier, había un proyecto muy grande, el relanzamiento de Imperial. La cerveza debía pasar de “Gusto grande para gente grandeˮ a “La Cerveza de Costa Rica”. Ese era el brief del Gerente de Mercadeo de Cervecería de Costa Rica de ese momento, que se llamaba Jaime Jiménez. Muchas campañas con sus versiones fueron desarrolladas. La visión de Jaime era muy clara y fue necesario escribir gran cantidad de guiones hasta tener una campaña que honrara el nuevo posicionamiento. Don Alberto hizo equipo con don Marcos Blanco ̶Director de Producción de Garnier en ese momento̶, ya que no solamente consistía de una idea creativa, sino que también la forma en que se iba a ejecutar era muy importante. La campaña que presentaron en cuestión de una semana “La Cerveza de Costa Rica” fue la que se escogió finalmente. “Fue un proyecto tan grande que duramos alrededor de seis meses en el proceso de producción y ese proceso fue tan intenso que nos hicimos super amigos Jaime, Marcos y yoˮ, aclara don Alberto con mucho afecto.

Un día lluvioso en las calles de Barrio Escalante se encontraban estos tres amigos en un camper parqueado en la acera, esperando a que escampara para filmar una toma de la campaña de Cervecería. Mientras esperaban, se pusieron a comentar lo bien que les había ido y lo bonito que sería seguir trabajando juntos. De ahí nació la idea de crear una agencia de publicidad.

En diciembre del año 1990, cerca de La Paco en Escazú, filmando para la misma campaña ya no solo hablaban de lo bonito que había sido la experiencia, sino que discutieron sobre las renuncias y se fueron para el Restaurante Antojitos a discutir del tema. Pero de lo único que hablaron fue del nombre que le iban a poner a la agencia. “Hicimos todas las combinaciones de letras y ninguna nos gustó, pero la que menos feo nos sonó fue el JBQ. Don Alberto y don Marcos renunciaron a Garnier en enero de 1991 y una semana después ya estaban afuera sin trabajo y sin agencia. No tenían nada más que una servilleta donde habían apuntado los nombres y así fue como arrancó jotabequ. Para don Alberto, sus hermanos del alma han sido don Jaime y don Marcos. Producto de su amistad de tantos años es lo que hoy vemos alrededor en la agencia. Cada campaña publicitaria de jotabequ es el resultado tres valientes que fueron en busca de un sueño. “Yo creo que ellos dos son las personas en las que más confío en la vida”, indica. “Cuando tenemos algún problema personal, una de las primeras personas que buscamos es uno de ellos. Se convirtió en una gran amistadˮ, aclara con cariño.

Sus mejores momentos en la agencia

jotabequ siempre ha sido muy pasional; por eso cuenta con muchos momentos emocionantes. Uno de los más emotivos para don Alberto fue cuando -recién abriendo la agencia- ganaron la mejor campaña en el Festival Nacional Corobicí de Oro, hoy Volcán. “Fue un momento super fuerte emocionalmente, porque nos legitimó muy rápido como una organización válidaˮ.

jotabequ abrió el último día de febrero de 1991, por eso siempre celebramos el aniversario en marzo. Tuvo clientes inmediatamente, pues la voz se corrió y era un hecho bastante noticioso, ya que el gerente de mercadeo de un cliente importante de una agencia se fue con dos directores ̶uno de creatividad y otro de producción– de esa misma agencia, para así montar lo que hoy es jotabequ. Aunque el primer cliente fue Importadora Monge con la marca Goldstar, el primer anuncio que publicaron fue de la Universidad Latina de Costa Rica. Era irónico, porque el titular de la pieza decía: “El futuro empieza en marzoˮ. Esta primera pauta fue publicada en La Nación.

En su tiempo libre, don Alberto disfruta ver televisión, más que todo series y películas. Le encanta el fútbol nacional e ir al estadio con sus chiquillos. Entre risas cuenta que hace ejercicio forzado, ya que no cuenta con el chip del deporte. Le gusta montones leer, pero en realidad lo que más le satisface es su trabajo. “Es lo que más más me gusta de todo lo que hago. De hecho, los fines de semana quiero que sea lunesˮ.

El área de don Alberto Quirós siempre ha sido la creatividad, pero también asumió la gerencia de la jotabequ por algún tiempo. No quiso tomar el título de director creativo para dejárselo a Cachorro, Ronald Briceño y Rulos. Sin embargo, siempre será un gran maestro para todos ellos y la persona más respetable en Costa Rica a nivel publicitario.

La voz que conoce

Para Alberto Quirós, la publicidad es una carrera pasional. Insiste en que es un oficio en el que la preparación académica no es tan importante, sino que el uso permanente de las funciones mentales, emocionales y motoras son las que te van formando el talento. Su consejo es amar el oficio con toda la pasión del mundo. “Es un oficio de tanta entrega y tanto amor que lo que te da a cambio es muy emocionante. Por ejemplo, cuando tenés una idea que luego ves en la calle; cuando a través de tu trabajo influís en hábitos y conductas; cuando hacés campañas que ayudan a la sociedad y cuando ves gracias a tu esfuerzo tu marca le ganó a otra marca, sentís un nivel de satisfacción grande y hermoso. Por eso, yo recomiendo trabajar con pasiónˮ.

jotabequ no es una agencia de publicidad ni un negocio, es un estilo de vida y un club de amigos. Obviamente tiene que dejar resultados para poder seguir abriéndolo todas las mañanas, pero es un lugar donde se puede realmente desarrollar el espíritu creativo y se puede desarrollar muchísimo.

“Para mí jotabequ es mi vidaˮ, Alberto Quirós Feoli

263337_10152898610685228_1756460142_n

941693_10152898609255228_1673044499_n

« REGRESAR