guada-semblanzas
Por: Gloriana Paz, periodista

En el año 2000, jotabequ adquirió una recepcionista que rompería el status quo, Guadalupe Chacón Venegas. Comenzó a trabajar en la agencia junto a otra recepcionista contestando llamadas, una tarea bastante difícil en aquel entonces, ya que en el antiguo edificio de jotabequ no había central telefónica y entraban alrededor de dos mil llamadas diarias. Seis meses después, Guadalupe era la única recepcionista y gracias a su increíble desempeño y sus anhelos de crecer, después de cuatro años, se le presentó la oportunidad de asistir a don Alberto Quirós. Fue un momento que marcó su vida y hoy se siente completamente agradecida por la oportunidad que se le brindó, ya que fue un gran salto. Y es así como hasta la fecha, Guadalupe evidencia que puede salir adelante y demostrar de lo que está hecha.

Ha trabajado como asistente de gerencia y asistente personal. Cuando pasó de la recepción a asistir a don Alberto como Director General Creativo y luego como Gerente General, se sentía completamente ansiosa, pero nunca se negó a aprender. Los puestos en los que se ha desempeñado han sido de intachable responsabilidad, administra los viajes de todos los directores y los ejecutivos y hasta ha trabajado la parte administrativa de la agencia. Hace dos años le propusieron un nuevo reto, el tráfico de Arte. “Para mí fue un gran desafío, porque –a pesar de que no soy publicista– empíricamente he aprendido montones durante estos años”, comenta.

Esta mujer, luchadora y trabajadora siempre resuelve los problemas con tiempo y de la mejor manera. Entre risas declara que es como perro de traba y que le gusta que los trabajos se hagan bien. Por eso se encuentra en el puesto de tráfico de Arte, el cual consiste en organizar las órdenes de trabajo que entran a cada uno de los 8 artefinalistas que trabajan en jotabequ. ¿Quién mejor que ella para este puesto? “Mi responsabilidad es que los trabajos salgan al día y que los muchachos tengan un balance en las órdenes”, indica. Pero sus tareas no terminan ahí, sino que debe ponerse de acuerdo con las ejecutivas, negociar tiempos y hacer que los trabajos no solo salgan a tiempo, sino que se hagan bien. Se considera un poco perfeccionista y por eso se desempeña excelentemente en el Departamento de Arte, un mundo donde se debe trabajar rápido. Aunque ha sido uno de sus mayores retos en el tiempo que lleva de trabajar en jotabequ, comenta que ha aprendido a ser diplomática.

Esta madre de dos hijos tiene como meta seguir creciendo dentro de la agencia. Le encantaría explotar su lado creativo y cuenta que el Departamento de Arte le ha llamado la atención y por eso se ha puesto a travesear. Además, ha estado tomando unas clases con el director de Arte. En su tiempo libre disfruta la música, especialmente el jazz y el rock en inglés de los 80s. Su hijo menor se encuentra actualmente estudiando diseño y el mayor se inclina por la parte audiovisual. “Así se va a delegar parte del conocimiento obtenido”, aclara.

Para Guadalupe, su paso por jotabequ ha sido una gran escuela más que todo en el aspecto profesional. A nivel personal ve su trabajo como una bendición, ya que llegó en un momento bastante complicado para ella. Sin duda alguna disfruta muchísimo su trabajo, pues su impecable sonrisa lo refleja todos los días. Se lleva muy bien con todas las personas que trabajan en la agencia. “Es increíble, porque pasás más tiempo aquí que en tu casa, compartís con tus compañeros más que en tu casa y al día a día hay que tomarle el gusto”, explica.

Se siente muy orgullosa de sus jefes. Haber conocido a las Letras le ha enseñado a quererlos mucho con los años y aprender de cada uno de ellos. El hecho de que ellos le concedieran a Guadalupe ese voto de confianza la llena de satisfacción y la motiva a poner amor cada día en lo que hace.

Una de las campañas publicitarias de jotabequ con la que más se ha identificado emocionalmente es la del Chunche, la recuerda con mucho cariño y además a sus hijos les encantó.

Siempre se anda riendo y contagiando felicidad. Tiene una sonrisa característica y por eso es notable si algo anda mal. Guadalupe tiene admiración por el ambiente de la agencia. Le causa mucha gracia que suene la canción del Burrito Sabanero en estas épocas del año, pues la ponen casi todas las tardes en la agencia para vacilar. “Aquí es un ambiente muy ameno, tranquilo, pero hay que tomar decisiones rápido y a veces todo urge, y por eso yo tengo puesta la camisa de jotabequ”, declara muy entusiasmada. Guadalupe ama su trabajo y siempre puede dar más de lo que es.

Recibe muchos E-mails de personas que desean entrar a trabajar a la agencia y también de personas que quieren hacer la práctica profesional. Por eso, a todos los que trabajan en jotabequ ella les aconseja que aprovechen su oportunidad y traten de dar el máximo y aprender, porque es una gran escuela.

« REGRESAR